El alivio de la quimioterapia de la mano de un chupa-chups

En nuestro país se diagnostican al año 15.000 casos nuevos de cáncer de mama. Actualmente ya se conoce una estadística que dictamina que 1 de cada 16-18 españolas sufrirá esta enfermedad, sobre todo, en la franja de edad de mujeres de 45 a 55 años.

El cáncer de mama es la principal causa de muerte en nuestro país, por delante incluso del cáncer de pulmón. La tasa de curación de esta enfermedad es de un 60% y la detección precoz, cuando el tumor no está extendido ni evolucionado, hace que el porcentaje de curación se eleve al 90%.

Para el tratamiento del cáncer de mama, las pacientes se someten a quimioterapia y, al menos, un 40% de ellas sufren efectos secundarios.

Los efectos secundarios de la quimioterapia son debidos a que los fármacos empleados para eliminar las células malignas son también tóxicos para las células sanas, como las de la sangre, mucosas del tubo digestivo, folículo piloso, sistema nervioso, sistema nervioso periférico etc.

Pero para aliviar esta realidad ha emergido una asociación Española sin ánimo de lucro “We can be heroes” que ha innovado y creado un instrumento para evitar los efectos secundarios de la quimioterapia.

La mucositis, que es uno de estos efectos, consiste en una inflamación de los tejidos de la boca que puede causar ulceras bucales, infección y sangrado, si se está recibiendo quimioterapia.

Normalmente suele sanar por sí sola cuando no haya infección pero con este fácil y sencillo sistema aliviaremos de inmediato el dolor.

Hasta ahora, en los hospitales Españoles, tan sólo tenían implantado un método rudimentario basado en chupar un hielo cuadrado que, en múltiples ocasiones, sus esquinas causaban más daños en las llagas que el alivio que producían.

El objetivo de dicha asociación es tratar de mejorar la calidad de vida de las pacientes, logrado gracias a un molde de hielo patentado con forma redonda, un palo para facilitar la sujeción, apto para congeladores y específico para la mucositis o llagas bucales.

El proyecto se basa en la experiencia personal de una joven de 29 años que exitosamente ha superado esta enfermedad y ahora preside “We can be heroes”, una asociación joven fundada en Octubre de 2014 en Valladolid.

Este proyecto se ha desarrollado con la ayuda del Grupo de Investigación Bisite, de la Universidad de Salamanca, dirigida por Juan Manuel Corchado, Vicerrector de Investigación que ha colaborado de forma desinteresada al haber dado forma al diseño de esta innovación.

El chupa-chup estará en el “Kit we can” que la asociación quiere donar a los hospitales de Valladolid, que incluirá un pañuelo de la diseñadora vallisoletana Esther Noriega, que acaba de desfilar en la Mercedes-Benz Fashion Week , una manta para que estén más cómodas y un abanico para combatir los sofocos que sufren algunas de las pacientes. Además se pondrá a disposición de los clientes para la posibilidad de realizar sugerencias u observaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *